Son Fred

Para llegar hasta este yacimiento arqueológico tomaremos la carretera Sencelles-Inca. Pasado el cementerio de Sencelles, a unos 200 metros, veremos un camino asfaltado a la derecha con la indicación “talayot Son Fred”. Después de recorrer unos 300 metros en línea recta, el camino termina en una bifurcación que deberemos tomar a la derecha e iniciar una ligera pendiente. A unos 200 metros veremos a la derecha el talayot situado en un terreno público.

Este majestuoso edificio, de planta circular de unos 12 metros de diámetro, formaba parte de un poblado, del que queda otro talayot hoy completamente enmascarado y un tramo de la muralla. Este poblado fue intensamente ocupado hasta época tardorromana, pero el talayot es muy anterior: fue erigido en el siglo IX antes de nuestra era y, como han demostrado las recientes excavaciones, tuvo un final abrupto unos siglos después

En su interior se puede apreciar la que fue una poderosa columna que sostenía un techo de ramas. Una base de losetas planas servía para situar el fuego que iluminaba los actos que allí dentro se celebraban, seguramente reuniones de los líderes de la tribu. Posiblemente también tenía una función de seguridad, como torre del poblado, más como señal de poder que como recinto defensivo, ya que su entrada está a nivel del suelo.

Es peculiar su corredor de acceso, en zig-zag, que seguramente perseguía ocultar su interior a miradas indiscretas.

En el año 2006 este talayot fue excavado, y sus resultados están todavía en estudio.

Desde su parte superior se divisa una amplia panorámica de la llanura de los alrededores de Inca con el fondo de la Sierra, la misma que contemplaron los talayóticos hace 2.800 años.