Son Sunyer

Desde la autopista de Palma al Arenal, debemos tomar la salida número 10, en dirección a S’Aranjassa y Manacor. Poco antes del desvío que sale a la izquierda hacia Manacor veremos, a nuestra izquierda y a unos 100 m. de la carretera, las casas de la antigua posesión Son Oms Vell. Unos 350 metros más allá veremos un camino que pasa por encima de un pequeño puente y se dirige a esas casas. Cogeremos el camino que sale justo enfrente de éste, a nuestra derecha (llamado Camí de Muntanya). Ya en el camino nos dirigiremos a una colina, sobre la que se encuentran, más o menos a 1 kilómetro de nuestra posición, las casas de otra posesión, Son Sunyer. Nos dirigiremos hacia allí. Cuando el camino llegue a una pared que no nos deje seguir recto, giraremos a nuestra izquierda y debemos pedir permiso en la primera casa blanca con dos arcos a la izquierda. Las cuevas se encuentran en el terreno de enfrente de la casa. Tras pasar por el portal, veremos, a unos 50 m., ligeramente a nuestra izquierda, una caseta para palomas. Debemos pasar por el lado derecho de la caseta, ascendiendo por la pendiente unos 50 metros más.

La necrópolis se encuentra a media ladera, bastante cubierta por la vegetación. Comprende ocho cuevas excavadas por el hombre, de época naviforme (1600-1200 a.C.), situadas muy próximas entre sí, excepto dos de ellas (una es la más espectacular y está situada al extremo del cercado más cercano al camino).

Las cuevas son de diferentes tipos, desde simples oquedades absidales, hasta formas complejas, con corredor, cámara, nichos laterales y banco corrido en su interior. Desgraciadamente, sólo una de ellas conservaba parte del yacimiento, recuperándose ocho cráneos y parte del ajuar, lo que prueba que eran lugares de enterramiento colectivo, seguramente de alguna familia extensa que viviría en alguno de los naviformes que se extienden por la llanura circundante.

La colina se empleó como cantera de marès desde tiempo inmemorial, por lo que algunas cuevas están dañadas, cortadas como por un cuchillo gigantesco. En el museo del castillo de Bellver se conserva la planimetría de las cuevas y los hallazgos.