La investigación, y en este caso, la investigación biomédica, es clave para mejorar la salud de la población y evolucionar hacia un modelo económico más diversificado. En los últimos 40 años se han producido grandes avances en nuestra comunidad, y afortunadamente, también en investigación. Aunque yo no tenga la suficiente perspectiva para hablar de estos últimos 40 años (para empezar, yo todavía no los he cumplido), voy a intentar hacer una valoración breve, centrada en mi área de conocimiento (la investigación biomédica), a partir de lo que me han contado tres referentes de la investigación biomédica en Balears: Felix Grases, Miquel Fiol y Joan Llobera. Primero va la historia, luego mi experiencia en los últimos 6 años.

Es importante que las bases de la investigación biomédica en Balears queden bien asentadas y fortalecidas para poder seguir avanzando y mejorando la asistencia y la salud de la población

Hace unos 40 años se creó la Universidad de las Islas Baleares, y aunque todos los comienzos son complejos, la UIB siempre ocupó puestos destacados en el ámbito de la investigación científica a pesar de su pequeña masa crítica, destacando en tres sectores: Ciencias de la Salud, Medio Ambiente y Física. En el ámbito hospitalario, las funciones de investigación, conjuntamente con las asistenciales y docentes, constituyen un pilar básico de un hospital universitario. En el año 1991 se creó la Comisión de Investigación del Hospital Universitario Son Dureta, acreditada por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), y ahora continúa en el Hospital Universitario Son Espases (HUSE). La Comisión de Investigación, además de velar por una investigación ética y de calidad, reinvierte parte de los fondos generados en impulsar la investigación en el HUSE. Atención Primaria de Mallorca también se ha destacado por su labor investigadora, auspiciada por la creación de la Unidad de Investigación en Atención Primaria en el año 1992, también acreditada por el ISCIII. En el año 2002 se creó el Instituto Universitario en Ciencias de la Salud (IUNICS), con el objetivo de integrar y unir esfuerzos para impulsar la investigación biomédica en Balears. También a principios de este siglo se crearon diversas estructuras tales como la Fundación Mateo Orfila o la Fundación Caubet-Cimera que daban apoyo y gestionaban diversos grupos de investigación biomédica. Finalmente, en el año 2013 se fundó el Instituto de Investigación Sanitaria Illes Balears (IdISBa), con el objetivo ambicioso de integrar a todos los investigadores pertenecientes a las áreas mencionadas anteriormente, y dar un claro impulso a la investigación biomédica.

Mi aterrizaje como investigadora en el HUSE se produjo en el año 2012, tras varios años de investigación en el extranjero, en la peor etapa de la crisis económica. En el campo de la investigación, al igual que en otros ámbitos, la crisis había arrasado con todo, y el paraje que me encontré era desolador. La creación del IdISBa fue para mí uno de los alicientes para no abandonar y desde entonces, la mejoría tanto en financiación como en la sensibilización hacia la investigación (casi tan importante como el dinero) ha sido exponencial. Este nuevo impulso también es clave para la atracción de talento investigador, algo que ya se está consiguiendo con creces. Aun así, todavía queda mucho por hacer, teniendo en cuenta que nuestra comunidad continúa siendo de las que menos invierte en investigación. Y aún tengo muy presente los estragos de una crisis no tan lejana. Por tanto, es importante que las bases de la investigación biomédica en Balears queden bien asentadas y fortalecidas para poder seguir avanzando y mejorando la asistencia y la salud de la población. En eso estamos y esperamos conseguirlo.