El origen del grupo Prensa Ibérica, coincidiendo simbólicamente con la aprobación de la Constitución española, hace que su trayectoria también coincida en el tiempo con la de la Delegación del Gobierno, creada para ser a partir de entonces la representación de la Administración de un Estado democrático, moderno y descentralizado.

Han sido 40 años apasionantes, tanto en la historia de España como en la de las Illes Balears. Y también lo ha sido para los medios de comunicación, que al mismo tiempo que contaban y reflejaban a diario la profunda modernización y transformación de la sociedad, y de sus instituciones y administraciones, también jugaban su propio papel protagonista en esta etapa.

Así lo ha hecho Prensa Ibérica, que hoy es el reflejo del desarrollo del Estado de las autonomías tras haberse convertido en un grupo de medios de comunicación con presencia en la mayoría de comunidades autónomas y un referente multimedia de la información regional y local en España.

En la era digital hay una cosa que no ha cambiado: las noticias nos las siguen contando periodistas

Cuatro décadas de crecimiento a partir de los valores de la libertad de expresión y el pluralismo que se propugnaron en ese diciembre de 1978. Siempre es justo recordar y reconocer a aquellos y aquellas que desde cualquier ámbito, como el del periodismo, lucharon entonces para abrir paso a la democracia.

Desde la Delegación del Gobierno en Illes Balears que tengo el honor de representar quiero reconocer la tarea realizada hasta hoy por la familia Moll. La adquisición en 1991 de Diario de Mallorca y Diario de Ibiza, dos cabeceras históricas y fundamentales para entender nuestra historia más contemporánea, ligó para siempre a Prensa Ibérica con las islas.

Lo ha hecho a partir de un periodismo con autonomía empresarial e independencia editorial, profundamente arraigado a Balears y cercano a su ciudadanía, comprometido con su sociedad y vigilante de los poderes públicos y privados.

Durante estos 40 años los ordenadores han sustituido a las máquinas de escribir y las ediciones digitales han ganado terreno a las de papel, pero hay una cosa que no ha cambiado: las noticias nos las siguen contando periodistas.

Por eso, como delegada del Gobierno, quiero celebrar también este 40 aniversario de Prensa Ibérica agradeciendo a todos ellos y ellas, y a cada uno de sus trabajadores y trabajadoras, que durante estos años hayan mantenido un compromiso diario con la audiencia.