Calvià 2000

Calvià 2000, una historia ligada al servicio público desde la responsabilidad social empresarial

Redacción

Es la única empresa pública de Balears que cuenta con la certificación SGE 21

La estrecha relación de Calvià 2000 con la responsabilidad social corporativa data desde los mismos orígenes de este concepto en la gestión empresarial. La empresa pública que se ocupa de la limpieza y la recogida de residuos en el municipio de Calvià y, sin duda, de las más importantes del sector en Balears, ha sido siempre pionera, en el ámbito del sector público, en el diseño y aplicación de políticas inspiradas por la responsabilidad de las corporaciones, y que la ha llevado a adquirir, de forma totalmente voluntaria, compromisos de orden económico, social y ambiental más allá de sus obligaciones legales.

Esta firme voluntad de hacerse cargo del impacto que sus actuaciones tienen en su entorno le llevó a obtener, en marzo de 20111, el certificado SGE 21, la primera norma europea que permite implantar y auditar un sistema de gestión ética y socialmente responsable, y herramienta clave para la integración de los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno en la gestión de empresas y organizaciones. Año tras año, Calvià 2000 renueva esta certificación, consolidándose como una referencia en responsablidad corporativa en el sector público.

 

Desde entonces, este compromiso se ha mantenido y han ido sucediéndose actuaciones con el objetivo principal de reforzar el buen gobierno y la transparencia, y de estrechar relaciones con sus grupos de interés.

En el primer ámbito, el del buen gobierno, Calvià 2000 fue, en 2018, igualmente pionera entre las empresas públicas en la implantación de un sistema de Compliance o cumplimiento ético y normativo, desarrollado con el objetivo de prevenir, detectar y gestionar incidentes en el cumplimiento del código ético de la empresa, por una parte, y de la legalidad, por la otra, además de evitar prácticas de corrupción y conflictos de intereses.

Este conjunto de buenas prácticas establece obligaciones éticas para los empleados de Calvià 2000, quienes han recibido formación y cuentan con un canal de comunicación -también disponible para proveedores- denominado “Buzón Ético” , a través del cual pueden denunciar, siempre con buena fe, a aquellas personas de la empresa que no cumplan con sus obligaciones éticas o legales.

Precisamente, en relación a este último grupo de interés, los proveedores, la empresa pública incorporó cláusulas sociales a las licitaciones y próximamente les ofrecerá formación sobre la presentación de ofertas y procedimientos de contratación electrónica.

En cuanto a la investigación y desarrollo, recientemente se firmó un convenio con una empresa de ingeniería por el que Calvià 2000 le cede el uso de sus instalaciones, así como información analítica, para la realización de un proyecto consistente en la detección de incidencias en depuradoras de agua residual mediante fotografía y termografía. Esta iniciativa de investigación cuenta con fondos FEDER de la Unión Europea.

En su relación con la sociedad, la empresa ha desarrollado su Plan de Prevención de Residuos de Calvià y, yendo más allá de su obligación legal, desarrolla campañas de información medioambiental y sensibilización a la ciudadanía, al objeto de difundir medidas y consejos sobre como generar menos residuos, con actuaciones que van desde la informacion en eventos y mercados, hasta las charlas y talleres formativos.