Mesa redonda sobre RSC en el Club Diario de Mallorca

Alberto Fraile, coordinador del Club DM, moderó las intervenciones de Cristina Ballester, Amalia Cerdà, Bàrbara Mestre, Miguel Ángel Benito, Aurora Jhardi y Mar Guerrero.

Ejemplo de compromiso

Redacción

El Club Diario de Mallorca acogió el lunes una interesante mesa redonda sobre RSC

­El Club Diario de Mallorca fue escenario el lunes de una interesante mesa redonda sobre responsabilidad social corporativa (RSC) en la que participaron empresas, instituciones y fundaciones de apoyo a personas con discapacidad. Intervinieron Amalia Cerdà, directora de Sostenibilidad de Tirme; Bàrbara Mestre, directora del centro ocupacional Isla e Inserción Laboral en Mater Misericordiae; M. del Mar Guerrero, responsable de Desarrollo Organizacional de Amadip Esment Fundació; Aurora Jhardi, primera teniente de Alcalde del Ajuntament de Palma; Miguel Ángel Benito, presidente de Eticentre y CEO de Authex; y Cristina Ballester, directora insular de Hisenda i Pressupost.

Mesa redonda sobre RSC en el Club Diario de Mallorca
Marcos Ponseti de CaixaBank; Mónica Nebreda, de Mater; M. Magdalena Frau, de Endesa; Sebastián Oliver; Toni Sánchez de El Corte Inglés; y Biel Mulet de Coca Cola.
Mesa redonda sobre RSC en el Club Diario de Mallorca
Amalia Cerdà y Joan Mateu, de Tirme con Guillem Nicolau y Sebastián Oliver de Diario de Mallorca.

Mar Guerrero de Amadip Esment hizo hincapié en que su organización es un aliado de las empresas en muchos ámbitos de la RSC. Destacó que son pioneros a nivel nacional en la formación dual, tanto para personas en riesgo de exclusión social, como para personas con necesidad de apoyo, como para jóvenes en general.

Aurora Jhardi que intervino como concejala del Ajuntament de Palma, tituló su intervención ‘Realidad o Marketing’ poniendo en solfa el que algunas empresas tienen como bandera la RSC, pero que después no la aplican internamente. Hizo gala de que el Ajuntament incluye en sus concursos públicos una serie de requisitos que premian a las empresas sostenibles, y que dejan fuera a las que no cumplen con los preceptos marcados.

Miguel Ángel Benito, que intervino en nombre de Eticentre –una organización de empresas éticas y comprometidas con la RSC–, argumentó que en los últimos 15 años había variado muchísimo el conocimiento de la responsabilidad social en el seno de las empresas. Se ha pasado de ignorarla a ser un paradigma. No obstante recalcó que no debe ser solo una opción de los departamentos de marketing, cosa que sucede muchas veces, si no que debe extenderse a todos los departamentos y acciones de las empresas para ser real.

Bàrbara Mestre, de Mater, hizo suyos la mayoría de los preceptos indicados por la otra fundación, y en su caso destacó que Mater en los últimos años había iniciado una más amplia cobertura de las necesidades de las personas de la part forana, dado que la mayoría de organizaciones se centraban en Palma y era necesario cubrir carencias por toda la isla. Han abierto recientemente centros y actividades en Inca, Sineu y Costitx. Fueron además los responsables del suculento catering que cerró el evento, a través de su firma Es Convent.

Amalia Cerdà disertó sobre la responsabilidad social que se desarrolla en Tirme, una empresa que, como encargada del tratamiento de los residuos que se generan en la isla, tiene que dar ejemplo de responsabilidad social. Como empresa privada que es están muy involucrados en la concienciación de la sociedad para la reducción y discriminación de todo tipo de residuos, así como internamente llevan planes con todo el personal propio y sus empresas proveedoras.

Finalmente Cristina Ballester que representaba al Consell de Mallorca quiso involucrar a todos los presentes para que se expandiera la política de RSC. Opinó que cualquier acción por pequeña que sea es importante y como la mayoría de los ponentes habían expuesto ya anteriormente había que distinguir entre las puras acciones de marketing que realizan algunas empresas y la realidad del día a día., cerrando con la frase de la película Gladiator “lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”. Se pasó luego a preguntas del público a los ponentes sobre sus disertaciones y, finalmente, el presentador, Alberto Fraile, despidió el acto manifestando que el futuro de las empresas ha de ser sostenible o no será.