world

Autor: Ingimage

La sostenibilidad en el centro de las políticas

Redacción | Palma

Bel BusquetsTribuna

Isabel M. Busquets i Hidalgo | Vicepresidenta i Consellera d'Innovació, Recerca i Turisme Govern de les Illes Balears

La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015, intenta dar respuesta a problemas globales que están poniendo en riesgo la supervivencia del planeta. Por ello, esta agenda despliega 17 objetivos para, entre otras cuestiones, erradicar la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, frenar el cambio climático o garantizar modelos de consumo y producción sostenibles.

Esta hoja de ruta no es tan solo una agenda ambiental o de cooperación, sino que pretende que la sostenibilidad sea transversal, es decir, que esté presente en políticas planteadas a largo plazo y con implicaciones en distintos departamentos y niveles. Por lo tanto, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) deben ser integrados en toda la acción de gobierno de cualquier administración.

El Desarrollo Sostenible en Balears

El Govern que merece la ciudadanía de Balears debe estar comprometido con el Desarrollo Sostenible y debe impulsar medidas, desde todas sus áreas, a favor de los ODS. Hacer de la sostenibilidad el leitmotiv de la política en las Islas es lo justo y necesario para el futuro de Baleares.

En los últimos años se han impulsado en Baleares medidas dirigidas a lograr un desarrollo sostenible. Ha sido una estrategia transversal y, de hecho, me atrevo a afirmar que es una estrategia vital, porque el futuro será sostenible o no será.

El Fondo del Turismo Sostenible destina la mayor parte de sus recursos a proyectos de conservación del medio ambiente

Al tratar la sostenibilidad, hay que tener presente una idea clave en todo momento: la sostenibilidad debe ser entendida desde puntos de vista muy diversos, desde el medioambiental hasta el social, sin dejar de lado el cultural o el económico. La sostenibilidad no es tan solo una cuestión de defensa del paisaje y nuestro entorno, sino que es una defensa de una vida digna y segura para la población.

Un modelo más sostenible supone, sin duda, ser más respetuoso con el medio ambiente (por cierto, el gran reclamo turístico de Balears). De ahí que sea necesario que en nuestra comunidad se impulsen medidas de protección medioambiental, de fomento de las energías renovables, de reducción de la contaminación y de fomento del transporte público. El futuro de las sociedades depende de la existencia y pervivencia de recursos naturales.

Pero ser sostenibles es mucho más. Mejores condiciones de trabajo para los trabajadores y las trabajadoras, contratos más estables y mejores cotizaciones es sostenibilidad. No podemos ser unas islas sostenibles si nuestra sociedad no tiene unos derechos garantizados y una buena calidad de vida. Igualmente, una sostenibilidad real implica prosperidad económica compartida.

No hay que olvidar la sostenibilidad cultural. En un marco de globalización como el actual, es necesario generar entornos culturales ricos y plurales, pero a la vez hay que proteger la cultura propia de cada territorio e integrarla como parte indisociable de su desarrollo sostenible.

El turismo para favorecer el desarrollo sostenible

A esta sostenibilidad medioambiental, social, económica y cultural contribuye la recaudación del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS), el tributo sobre las estancias turísticas que se aplica en las Islas Baleares desde 2016 y que es el ejemplo perfecto de cómo el turismo puede contribuir a la consecución de los ODS en nuestra comunidad. Este es un asunto clave en nuestra comunidad, ya que debemos aprovechar el enorme peso que tiene el turismo en la economía para hacer de las Baleares unas islas mejores.

El Fondo del Turismo Sostenible destina la mayor parte de sus recursos a proyectos de conservación del medio ambiente, es decir, a la sostenibilidad medioambiental. La recaudación del impuesto también es para iniciativas que favorecen un modelo económico más diversificado, más fuerte y más competitivo. Por lo tanto, contribuye a la sostenibilidad económica. En cuanto a la sostenibilidad cultural, proyectos de protección del patrimonio cultural también son financiados por el ITS. Por último, garantizar el acceso a la vivienda u ofrecer formación a los ciudadanos y ciudadanas es imprescindible para conseguir la sostenibilidad social en Balears, y a ello también se destinan fondos del ITS.

Con los proyectos financiados por el ITS o con las medidas a favor de la conservación de la vida submarina, del trabajo digno o del bienestar social (todos ellos Objetivos de Desarrollo Sostenible), estamos defendiendo el futuro sostenible de estas Islas, que es, no lo duden, el único al que debemos optar.