Mac-Insular

Desde 2006, Mac Insular ha transformado más de 4 millones de toneladas de escombros en áridos transformados.

Mac Insular: Actor principal de la economía circular en Mallorca

Redacción | Palma

Mallorca y Mac Insular se adelantaron una década en la propuesta de un modelo vanguardista de gestión de RCD’s, que se ha demostrado un éxito a la hora de limitar los vertidos

­Mac Insular lleva doce años gestionando el servicio público de tratamiento de residuos de construcción y demolición. Guiados por un compromiso con la calidad y el respeto por el medio ambiente, el objetivo se centra en convertir los residuos en recursos, y en maximizar su reutilización. Mac Insular dedica una parte importante de sus esfuerzos a la producción de áridos reciclados de la máxima calidad, que se someten sistemáticamente a ensayos de caracterización que garantizan su idoneidad para las aplicaciones autorizadas: recubrimientos, bases, rellenos, nivelaciones, zanjas, jardinería, pistas forestales, caminos rurales…

Desde el año 2006 Mac Insular ha transformado más de cuatro millones de toneladas de escombros en áridos reciclados. De estos se han comercializado dos millones de toneladas, de las cuales el ochenta por ciento se ha dedicado a la restauración de canteras y a la recuperación de espacios degradados.

Empresa líder

Estas cifras demuestran que Mac Insular es la empresa líder en reciclaje de Balears: casi el 70% del volumen de entradas se han reciclado o reutilizado, y el resto se ha aprovechado para valorización material (25%) o energética (5%), cumpliendo así con el objetivo de vertido cero.

La estrategia de gestión de MAC INSULAR confirma su compromiso con el medio ambiente y con la filosofía de la economía circular que impulsa la Unión Europea en favor de la creación de empleo a través de un crecimiento sostenible. Ello implica la promoción de una economía que utilice más eficazmente los recursos, que sea verde y más competitiva.

Mac Insular

Ecodiseño

En este sentido, el reto actual para seguir avanzando en la dirección correcta se centra en el ecodiseño en la construcción. El producto, en este caso la vivienda, debería ser diseñado para ser deconstruído, considerando los posteriores impactos ambientales. De esa manera, por ejemplo, se evitaría el uso de materiales peligrosos como el amianto, se primaría el uso del ladrillo frente al pladur, o se emplearían pinturas al agua en detrimento de otras con disolventes.

Hoy podemos afirmar que Mallorca y Mac Insular se adelantaron una década en la propuesta de un modelo vanguardista de gestión de RCD’s, que poco a poco y a pesar de las dificultades se ha demostrado un éxito a la hora de cumplir con los objetivos marcados por la UE sobre limitación de vertidos.