Red-electrica-02

Labores submarinas del enlace Mallorca-Península.

Las nuevas interconexiones impulsan la transición energética

Redacción | Palma

El Plan Nacional de Energía y Clima y la ley balear de Cambio Climático y Transición Energética establecen objetivos muy ambiciosos en materia de descarbonización y de integración de energías renovables. Los resultados que ofrecen hoy las interconexiones eléctricas submarinas existentes en las Islas abogan por un modelo en el que el desarrollo de nuevos enlaces permita a Balears estar conectadas con la Península y entre sí con, al menos, dos interconexiones e incidir así en el cambio de modelo energético

­

Red Eléctrica de España
Los enlaces aportan seguridad al sistema eléctrico.

Balears cuenta, desde el año 2012, con una interconexión eléctrica que une Mallorca con la Península. En estos momentos, este enlace aporta un 20% de la demanda insular y contribuye por tanto a la seguridad del sistema eléctrico. Esta aportación procede del mix energético peninsular, más diversificado y sostenible que el balear, y permite que, a través del enlace, llegue a las Islas una media del 15% de energía renovable, superior al 5,6%, si se incluye la generación procedente de la incineración de residuos, de la producción renovable localizada en las Islas. Posibilita, a su vez, prescindir de la generación local más contaminante, reducir cada año entre 50 y 80 millones los costes globales del sistema y también los costes medioambientales, al evitar que un volumen aproximado de 250.000 toneladas de CO2 se emita a la atmósfera.

El enlace con la Península cubre el 20% de la demanda balear y aporta una media del 15% de energía renovable

En el 2030, con las islas conectadas con la Península y entre sí con al menos dos interconexiones será posible la descarbonización de nuestro sistema eléctrico

En el caso de los otros enlaces existentes, entre Eivissa-Formentera y entre Eivissa Mallorca, los beneficios son equiparables. Este último, en operación comercial desde diciembre del 2018, cubre más del 50% de la demanda de Ibiza, con puntas de hasta el 70%, y se prevé que ahorre al sistema entre 20 y 30 millones de euros cada año.

A las interconexiones eléctricas existentes se sumarán, en el 2020, el enlace entre Menorca y Mallorca, que, con una inversión de 84 millones de euros, se encuentra hoy en ejecución y, más adelante, el segundo enlace entre Ibiza y Formentera, al que se destinarán 77 millones de euros.

El barco cablero en Santa Ponça, en los trabajos del tendido del enlace Mallorca-Península.

El futuro

Red Eléctrica de España
Imagen del tendido del enlace eléctrico submarino Eivissa-Mallorca.

Uno de los objetivos de Red Eléctrica de España, a través del Plan Estratégico 2018-2022 de la compañía, es fortalecer esta red de conexiones. Esta planificación prevé destinar la mitad de la inversión prevista, 3.200 millones de euros de un total de 6.000, a hacer posible el cambio de modelo energético, en especial a la integración de las energías renovables y al desarrollo de nuevos enlaces internacionales y entre islas.

En el año 2030 y en términos de cobertura de la demanda, de contar con un nuevo enlace Baleares-Península, la aportación del enlace actual se duplicaría (300 MW), de manera que podría cubrirse toda la demanda invernal y un 50% del global anual.

En el caso de Eivissa, un nuevo circuito con Mallorca aumentaría la capacidad de transporte hasta los 100 MW, en una isla en la que la punta de verano alcanza los 125 MW. A estos índices de cobertura de la demanda, se sumarían los relativos al ahorro de costes económicos y medioambientales y los referidos a una mejor integración de las energías de origen renovable.

La contribución de este mapa de interconexiones, a la espera de la definición de la nueva planificación energética estatal, puede ser el gran aliado, junto con el desarrollo de las energías renovables en las islas, del proceso de descarbonización que acometerán las islas a lo largo de los próximos años.