Maru-Arana

“Acotar el número de visitantes nos beneficiará a todos a largo plazo”

Redacción | Palma

Maru Araña

MANAGING DIRECTOR DE CONTRATACIÓN Y VENTAS DE RIU PARA EUROPA Y ÁFRICA. Maru Araña cuenta con una destacada trayectoria dentro de la compañía hotelera, una cadena que ha sabido posicionarse, paso a paso, como una de las firmas más destacadas a nivel local e internacional gracias a su modelo de gestión que permite hacer compatibles la visión de negocio y la responsabilidad social.

¿Cómo analiza el panorama internacional del mercado turístico?

El  turismo sigue experimentado un continuo crecimiento y una profunda diversificación,  convirtiéndose en uno de los sectores económicos que crecen con mayor rapidez y desarrollo económico a nivel global. Todos tenemos el compromiso de gestionarlo de manera sostenible para convertir este aumento en una contribución positiva para todos los países, para sus comunidades locales, creando empleo y nuevas oportunidades de negocio.

¿Qué balance hacen de los primeros meses de funcionamiento del hotel que abrió RIU en la Plaza de España de Madrid?

Estamos gratamente sorprendidos por el fantástico recibimiento que hemos tenido en Madrid. Tanto nuestros bares y terrazas como el hotel y el centro de conferencias están teniendo mucho éxito. Las ocupaciones están superando nuestras expectativas y eso es muy positivo.

Con mucho respeto y con arduo trabajo estamos tratando de llegar a la excelencia en el servicio aun estando en plena fase inicial de apertura. Hemos abierto el centro de Madrid a los viajes de negocios y a los grupos y convenciones. Este es un valor diferencial respecto a nuestra competencia.

¿Pese a las grandes inversiones en Madrid, continuarán apostando por el mercado balear?

Por supuesto. Acometeremos la reforma del Riu Concordia este próximo invierno. El hotel pasará de ser un hotel de 3 estrellas con régimen de todo incluido a aumentar su categoría a las 4 estrellas con oferta de media pensión. Con esta renovación, toda nuestra planta hotelera en Platja de Palma queda modernizada, y reafirma nuestra apuesta por la mejora de nuestra oferta en el mercado balear.

"En Balears, tenemos la oportunidad de replantearnos el modelo corrigiendo los errores del pasado"

"Gracias a nuestro modelo, avanzamos hacia otras metas relacionadas con la hostelería responsable, con buenas prácticas ambientales e iniciativas sociales"

Se habla del decrecimiento del turismo en Balears en esta última temporada. ¿Qué balance hacen ustedes?

La ralentización del turismo internacional en Balears se debe al cambio de ciclo a favor de nuestros competidores del Mediterráneo. La incógnita de cómo nos afectará el Brexit,  la desaceleración económica mundial y el último acontecimiento de la quiebra de Thomas Cook sin duda han marcado esta temporada. Todo esto nos tiene que servir para encarar la que viene con una apuesta por la oferta y calidad de servicio que nos debe diferenciar.

Se cuestiona más que nunca el todo incluido en Mallorca. ¿Cree que su modelo de negocio tiene un impacto positivo o negativo sobre la calidad de vida de los residentes?

Sin duda deberemos repensar el modelo de todo incluido en determinadas zonas de Mallorca, muy válido en otros destinos con menor desarrollo turístico, pero poco populares en destinos maduros. No obstante, es un producto muy solicitado y la tendencia es que siga creciendo la demanda de turistas que quieren limitar el gasto extra durante sus vacaciones; por lo tanto estamos ante un nuevo desafío para lograr competir con otros destinos y que todos nos sintamos satisfechos.

El turismo tiene un impacto sobre la calidad de vida del entorno social y la industria hotelera forma parte de los efectos producidos, tanto de los positivos, como de los negativos. El nuestro es un modelo de solidez y justo por ello nos podemos permitir actualmente avanzar hacia otras metas relacionadas con la hostelería responsable, con buenas prácticas ambientales e iniciativas sociales; con el firme propósito de mitigar los impactos negativos y producir a la vez un beneficio que se comparta entre todos.

Ustedes proponen reducir el número de turistas que llegan a Balears por el propio bien de la industria. ¿Abogar por limitar el turismo en las islas no supone una medida negativa para este sector?. En todo caso, ¿en qué puede beneficiar esta reducción?

La masificación se presenta como el gran reto para el turismo del siglo XXI. Así que la palabra clave en el desarrollo turístico es la calidad como seña de identidad frente a nuestros competidores.

Balears, como cualquier territorio insular, tiene una especial limitación de recursos y esa circunstancia condiciona nuestra capacidad de poder atender a un número ilimitado de turistas, por motivos obvios. Acotar el número de visitantes nos beneficiará a todos a largo plazo, de lo contrario, vamos a sucumbir como destino turístico. Nadie quiere pasar sus vacaciones en playas abarrotadas, con carreteras saturadas, con vertidos de aguas residuales... tampoco nadie quiere vivir en un entorno amenazado constantemente por los efectos de la masificación.

Se hace necesario mantener una evaluación constante y una adecuada planificación para diseñar qué nuevas estrategias podemos aplicar. Esto supone una oportunidad de replantearnos el modelo corrigiendo los errores del pasado.

El cambio climático se ha convertido en prioridad urgente en la agenda internacional, pero también en la de RIU, que lleva a cabo medidas como la reducción de plástico en sus hoteles. ¿Cuál es el siguiente paso del grupo turístico en materia de medio ambiente?

Este año hemos iniciado una estrategia de RSC bajo el lema #BeRIUsponsible que incluye dos programas específicos de biodiversidad, con acciones de reforestación y reducción de emisiones por una parte, y protección de especies amenazadas por otra. En Balears, se prevén futuras alianzas con entidades locales para invertir en iniciativas ambientales.

Justo este mes iniciamos dos proyectos de economía circular en nuestros hoteles de Platja de Palma, con el fin de convertir nuestros residuos en recursos. Además de ello, deberemos avanzar en seguir incorporando los criterios sostenibles a nuestra cadena de valor, desde las compras responsables hasta la influencia en nuestros huéspedes para que sus vacaciones sean respetuosas con el entorno.