Ortodoncia Sampedro

Carrer del bastió d'en Sanoguera, 4, 3r 1a. Palma
Ver mapa »
971 72 86 74

Dra. Maria de Lluch Sampedro Canals

Directora de Ortodoncia Sampedro. La atención personalizada y de calidad son ejes centrales de esta clínica dental, como explica Maria de Lluch Sampedro, quien se licenció en Odontología por la Universitat de Barcelona en 1992, y cursó el máster de ortodoncia y ortopedia infantil y en adultos en la misma universidad, formación que ha completado en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA). Ejerce con pasión su oficio, una profesión que también combina con la formación contínua, tanto en España como en el extranjero.

—¿Cómo son las consultas en Ortodoncia Sampedro?
—Ofrecemos, sobre todo, un trato amable, familiar: todo el mundo acude al dentista con un poco de aprensión: “voy a estar con la boca abierta, sin poder hablar, y sin ver lo que me hacen, y no se cuánto me costará”; así que lo primero que hacemos es comprender esta situación y humanizarla, ofreciendo facilidades de pago. Hay que tener en cuenta que caminamos hacia una odontología de prevención, mínimamente invasiva, respetuosa con las personas y con el medio ambiente.

—El trato directo es fundamental.
—Así es. Programamos los tratamientos en función de cada paciente, sus preferencias, su manera de ser, su problema concreto. Buscamos el equilibrio entre la musculatura de la boca y cara, los dientes, la estética y la posición craneal.

—¿Qué soluciones destacadas ofrecen en ortodoncia?
—Usamos brackets de baja fricción para minimizar fuerzas y maximizar resultados; aparatología funcional, para que la boca funcione bien; ortodoncia totalmente invisible con férulas personalizadas; y una novedosa aparatosidad de uso nocturno, que unido a unos sencillos ejercicios, que ayuda a reequilibrar la musculatura y los dientes, con lo que conseguimos unas bocas fantásticas.

—También apuestan por terapias naturales, ¿ por qué?
—Porque en el mundo 700.000 personas mueren al año por infecciones resistentes a los medicamentos y muchísimas más sufren unos efectos secundarios tremendos. En Ortodoncia Sampedro aportamos nuestro granito de arena a través, por ejemplo, de los aceites esenciales.

—¿En qué casos?
—Los aplicamos de diferentes formas: en difusión, para clamar y relajar, para subir las defensas en época de frío, para desinfectar el ambiente cuando hay muchos resfriados. Haciendo oler el aceite esencial adecuado a un paciente que acude muy nervioso. En enjuagues para los que tienen problemas de encías o mucha placa dental; para disminuir los efectos del tabaco. Directamente para curar infecciones o bolsas periodontales. Para relajar los músculos que nos provocan bruxismo.

—¿La atención a los más jóvenes es prioritaria?
—Ya lo creo. Podemos enseñarles higiene y buenos hábitos, podemos corregir desequilibrios entre los músculos de la cara-la lengua y el desarrollo de la boca y así conseguir bocas bonitas y funcionales, sonrisas perfectas y sanas, que nos permitan una relación amable con los demás y una alimentación adecuada. La digestión empieza en la boca: hay que masticar bien los alimentos para tener una buena digestión y absorción adecuada de nutrientes, y debemos también respirar bien, por la nariz, para ello necesitamos un buen equilibrio de la musculatura perioral.