Tomás Alías Aguiló, decano del Col·legi Oficial de Fisioterapeutes de les Illes Balears“El título universitario y la colegiación del fisioterapeuta son obligatorios”

Tomás Alías explica las múltiples soluciones terapéuticas y sociales que puede ofrecer un fisioterapeuta para tratar, prevenir y paliar numerosas dolencias y enfermedades, siempre con la garantía y seguridad de ser tratado por un profesional sanitario autorizado, es decir, acreditado por un título universitario y colegiado, un requisito de vital importancia para la salud de los pacientes.

—¿Qué es la fisioterapia?
—La fisioterapia es una disciplina de la salud que ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a paliar los síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. Frecuentemente se relaciona la fisioterapia o los fisioterapeutas con el masaje, pero su arsenal de técnicas terapéuticas es mucho más amplio.

—¿Quién es el fisioterapeuta?
—Es un profesional sanitario con formación universitaria. Sus competencias quedan recogidas en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias. Como profesional universitario su formación está garantizada por un Título Oficial, con las garantías de contenidos y horas de prácticas obligatorias que ello conlleva (en la actualidad, unas 2.300 horas de formación con la Diplomatura en Fisioterapia, que se convertirán en más de 4.000 con el nuevo Título de Grado en Fisioterapia, adecuado a la normativa europea). Posterior a sus estudios universitarios, su formación se ve enriquecida con formación continuada en las técnicas y métodos más novedosos, siempre al amparo del aval que le proporciona pertenecer a la comunidad científica. El fisioterapeuta puede ofrecerle múltiples soluciones a sus problemas de salud, garantizando siempre su seguridad, fiabilidad y eficacia.

—¿Cuál es la la utilidad social de la fisioterapia?
—La fisioterapia y, en concreto, el fisioterapeuta, como agente de salud, trabajan para la prevención, curación y paliación de los problemas musculoesqueléticos y posturales. El fisioterapeuta desarrolla su labor en cuatro grandes campos:
· Su labor asistencial consiste en promover, prevenir, curar y paliar la salud de los pacientes aplicando el abanico de conocimientos adquiridos en su formación continua.
· Como docente en las escuelas universitarias, públicas y privadas, y en las propuestas formativas convocadas para la formación continua del fisioterapeuta.
· Como investigador busca evidencia científica de los modos de proceder de la fisioterapia, ofreciendo al paciente, en consecuencia, aquellas actuaciones con mayor garantías de éxito.
· El fisioterapeuta también realiza su labor en la dirección y gestión de centros asistenciales, educativos o en colegios profesionales.

—¿En qué ámbitos desempeña sus funciones un fisioterapeuta?
—Partiendo del concepto actual de salud, los fisioterapeutas actúan desde tres niveles: primario (en prevención, educación y habilitación), secundario (en curación de procesos) y terciario (tratamiento de recuperación funcional en patologías y procesos ya instaurados y crónicos). De este modo, los fisioterapeutas tienen presencia en:
· Colegios de integración, donde habilitan niños con diferentes discapacidades para que puedan acceder a una educación, adaptando el currículo académico a sus necesidades y capacidades reales.
· Colegios especiales, donde trabajan con niños y jóvenes con un nivel de capacidad que requieren instituciones específicas.
· Gimnasios, centros y clubes deportivos, donde mejoran el rendimiento mediante la corrección del gesto deportivo y la recuperación inmediata de las lesiones.
· Centros de salud, donde desarrollan labores de educación para la salud, fomento del autocuidado, preparación al parto, tratamiento y seguimiento de determinados procesos menores y crónicos.
· Hospitales generales, con unidades de fisioterapia dentro del servicio de rehabilitación, que incluye también logopedia, terapia ocupacional, ortopedia, psicología, etc.
· Hospitales y servicios especializados, dirigidos a pacientes parapléjicos, quemados, grandes síndromes neurológicos, trasplantes, respiratorios, cardiacos, etc.
· Hospitales psiquiátricos.
· Residencias de la tercera edad, donde aportan labores preventivas-terapéuticas para mejorar la calidad de vida en las personas mayores.
· Gabinetes privados, con el enfoque tradicional y aspectos innovadores como la fisioterapia en animales, la reeducación uroginecológica, etc.
· Mutualidades laborales y aseguradoras privadas.
· Asociaciones y grupos de autoayuda.
· Centros de día, donde se persigue  la mejora del estado bio-psico-físico del anciano sin apartarle de su entorno habitual.
· Centros de enseñanza, donde ejercen como docentes en la Formación Profesional de diferentes ramas sanitarias, escuelas universitarias de fisioterapia, etc.
· Balnearios y SPA.
· Empresas, en las que el fisioterapeuta asesora sobre ergonomía para reducir al máximo los riesgos laborales.
· Centros de fisioterapia para animales (hipódromos, zoológicos, centros veterinarios, etc).
· Puestos de gestión y administración.

—¿Qué recomienda al paciente para no ser engañado?
—Si acude a un centro de fisioterapia, ya sea privado o concertado,  debe exigir ser tratado por un fisioterapeuta acreditado por un título universitario y colegiado, lo que es obligatorio en Balears con el fin de dar todas las garantías posibles a los usuarios de los servicios de fisioterapia; regulado por una ley nacional (Ley 2/1974, de 13 de febrero), una autonómica (Ley 19/1997, de 11 de julio) y la propia de la Institución (Ley 10/1997, de 14 de abril).
Además,  el centro debe estar autorizado por la Conselleria de Salut, lo que le obliga a tener visible el número de expediente asignado, con el certificado expedido y la placa. La fisioterapia es la terapia más natural a la que puede acceder para prevenir, tratar y paliar su enfermedad. No se deje engañar. Los problemas de su salud, por su integridad, sólo deben ser tratados por profesionales sanitarios.

—Respecto al intrusismo profesional que afecta a su colectivo, sirve aclarar algunos conceptos. ¿Es lo mismo un fisioterapeuta que un masajista?
—No lo es. Ser masajista es un oficio y no una profesión regulada ni titulada. Por lo tanto, no es una profesión sanitaria, por lo que no pueden tratar patologías ni hacer ningún tipo de actuación terapéutica que pueda confundir a la población.

—¿Y es lo mismo un fisioterapeuta que un osteópata?
—En España, la osteopatía no es una profesión sanitaria, como lo es la fisioterapia, la medicina, la enfermería, etc. Sin embargo, hay muchos fisioterapeutas que se especializan en terapia manual/osteopatía. Es empleada como una herramienta más para prevenir, curar o paliar posibles patologías.

—¿Qué riesgos puede conllevar el intrusismo al usuario/paciente?
—Debe tener en cuenta que las garantías que ofrece un profesional sanitario, regulado por Ley en nuestro país, no son comparables a las que puede ofrecer un pseudoprofesional. En ocasiones, la escasa formación de estas personas puede comprometer gravemente la salud de los pacientes  a los cuales tratan, al aplicar técnicas o métodos cuyos efectos no sean los más indicados e, incluso, ser contraproducentes. En otros casos, puede verse desamparado en el supuesto de reclamación o conflicto, en cuanto a responsabilidad civil, ya que, a diferencia de los fisioterapeutas colegiados que sí tienen cubiertos estos riesgos, la mayoría de estas personas no tienen contratada ninguna póliza, lo que se traduce en un riesgo para quien se pone en sus manos.