Archivo de la categoría: Reportajes

Guía de Graduados Sociales en Mallorca

En defensa de la salud laboral

Las funciones y competencias de los graduados sociales resultan de sumo interés para el ciudadano, ya que su fundamento radica en la defensa y protección de los derechos de los trabajadores y de la Seguridad Social en un contexto laboral cada vez más arduo.

La legislación laboral es una de las víctimas de la crisis, pero no por ello su defensa se ha mermado. Al contrario, los Graduados Sociales son profesionales jurídicos expertos en Derecho de Trabajo y Seguridad Social que han sido clave en la conservación de muchos empleos.

En el contexto actual, en el que Balears registra un aumento de siniestralidad laboral, la precariedad de los empleos se acentúa a un ritmo vertiginoso y la explotación laboral está más que nunca en el punto de mira de la justicia, la figura del Graduado Social, tanto en asesoría como en defensa jurídica, se ha convertido en un distintivo y garantía de calidad profesional, dada su capacidad de dar respuesta a las situaciones que plantea el nuevo escenario económico en materia de trabajo y de Seguridad Social.

En Balears, los Graduados Sociales atienden cada vez más consultas, tanto de empresas como de trabajadores, pensionistas y ciudadanos independientes, mientras los asuntos por reclamación de dinero y despidos colapsan el Juzgado de lo Social. Y parece mentira pero tres años después de que entrara plenamente en vigor la reforma laboral, sigue siendo una asignatura pendiente la inseguridad jurídica de muchas empresas y trabajadores. Es por todo ello que cada vez son más funciones las que competen al Graduado Social, como asesor, representante, perito en material social y laboral, etc. Es una figura jurídica que lucha por facilitar la comunicación entre los trabajadores y los empresarios, con afán de mejorar la vida laboral de todos las partes involucradas permitiendo salvar barreras y mediando en sus conflictos del día a día.

José Javier Bonet, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Balears

“El futuro de la profesión de Graduado Social es prometedor”

José Javier Bonet Llull
PRESIDENTE DEL IL·LUSTRE COL·LEGI OFICIAL DE GRADUATS SOCIALS DE LES ILLES BALEARS (CGSIB)

José Javier Bonet Llull, Graduado Social y Abogado, asume desde hace más de tres años la presidencia del Col·legi de Graduats Socials de les Illes Balears trabajando por aumentar la proyección de su colectivo en la sociedad balear. Como especialista en derecho del trabajo y asesoramiento laboral a empresas, José Javier Bonet analiza la figura del Graduado Social y su aportación a la sociedad en un momento clave como el que atraviesa el mundo laboral, además de tener en cuenta el colapso que perdura en los Juzgados de lo Social a pesar de haberse adoptado ya algunas medidas para paliar la situación.

—El Graduado Social es experto en Derecho del Trabajo y Seguridad Social. ¿Podría detallar qué funciones desarrolla?
—Un Graduado Social es un profesional experto en Derecho del Trabajo y Seguridad Social, entendido en su más amplio sentido, cuya función es asesorar en dichas materias a empresas y trabajadores, en particular, y a ciudadanos, en general. También es una de las profesiones jurídicas de nuestro país con capacidad para actuar y representar técnicamente a empresas, trabajadores y ciudadanos ante los Juzgados y Tribunales de lo Social. También hay Graduados Sociales expertos en materia fiscal y contable, lo que le convierte en el profesional técnicamente más completo en el ámbito del asesoramiento a empresas y trabajadores en estas materias de su competencia.

—¿Qué ventajas aporta un Graduado Social al ciudadano frente a otros defensores jurídicos?
—La principal ventaja es la especialización, ya que se trata de una titulación enfocada en el Derecho del Trabajo y Seguridad Social, lo que supone una ventaja frente a otras profesiones más generalistas, ya que el Graduado Social es conocedor de estas materias en profundidad.

—¿Cómo valora la situación de los juzgados sociales en Balears?
—La situación sigue siendo preocupante, ya que los Juzgados de lo Social están saturados, no solo debido al incremento exponencial de las demandas derivadas precisamente del gran aumento de los conflictos laborales, sino también como consecuencia de que en nuestra comunidad existe un déficit estructural de Juzgados de lo Social, que además sufre un agravio comparativo respecto a otras provincias con igual o menor población y que disponen de un mayor número de Juzgados. En los últimos meses se han adoptado medidas que van a paliar la situación y que nos permite afrontar el futuro con cierta esperanza, ya que contamos con un Juzgado de refuerzo que se consolidará como quinto Juzgado de lo Social, más un Juez de refuerzo que está de forma temporal, lo que permite adelantar algunos juicios que estaban señalados incluso para dentro de dos años.

—¿Qué demandas prevalecen actualmente en los Juzgados de lo Social en Mallorca?
—Principalmente despidos, reclamaciones de salarios impagados y asuntos en materia de prestaciones o pensiones de la Seguridad Social, entre otros conflictos y asuntos laborales y de Seguridad Social.

—¿Y qué causas provocan mayores listas de espera?
—En el proceso laboral más que hablar de listas de espera, hay que hablar del carácter de urgencia de los asuntos que es lo que determina las prioridades. Así, los casos de reclamación por despido, determinación de vacaciones o tutela de derechos fundamentales tienen preferencia frente a demandas por reclamación de salarios impagados o en materia de pensiones de la Seguridad Social. Y este tratamiento diferente, sumado a la delicada situación de colapso de los Juzgados de lo Social, provoca que haya juicios señalados para dentro de dos años en numerosos casos que no tienen el carácter de urgente.

—Respecto al plan contra la explotación laboral aprobado por el Gobierno, ¿cómo valora su aplicación en Balears?
—Todavía es pronto para valorar el resultado de esta campaña especial, ya que no se han publicado datos oficiales. No obstante, tenemos que valorar de forma positiva cualquier esfuerzo del Govern por regularizar el empleo sumergido, aflorar el fraude a la Seguridad Social y acabar con la explotación laboral, ya que estas conductas suponen una competencia desleal frente a los empresarios que cumplen con la normativa laboral y de Seguridad Social y crean empleo estable y de calidad. Los Graduados Sociales, como asesores laborales que somos, debemos apoyar estas iniciativas.

—¿El turno de oficio ha generado algún enfrentamiento entre abogados y graduados sociales?
—En mi opinión no ha generado ningún enfrentamiento entre ambos colectivos, sencillamente porque los Graduados Sociales se han mantenido totalmente al margen de las acciones de protesta y las presiones de los Abogados para que no entremos en el turno de oficio. En la actualidad, la postura de los abogados no se justifica desde que el Graduado Social ha sido reconocido por la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial como un operador jurídico más y, teniendo en cuenta, asimismo, que nuestro acceso al turno de oficio, restringido a los Juzgados y Tribunales sociales, se tendrá que hacer en igualdad de condiciones que ellos. Además, estamos hablando del turno laboral que, generalmente, ha despertado poco interés a los abogados, y que no supone ni el diez por ciento del total de las jurisdicciones. Es una función social que tenemos que compartir y que estamos llamados a ejercer con responsabilidad a favor del ciudadano, por encima de intereses particulares de cada colectivo.

—¿Cómo augura el futuro del ejercicio profesional de los Graduados Sociales?
—El futuro de la profesión de Graduado Social no puede ser más prometedor. Es un profesional especializado, con una visión amplia del mercado laboral y de la empresa, conocedor del sistema de pensiones y prestaciones de la Seguridad Social, que son los pilares de nuestra sociedad, con mucho trabajo por delante tanto si se especializa en la gestión y asesoramiento laboral o fiscal, gestión de recursos humanos o prevención de riesgos laborales, como si se especializa en la rama jurídica de la profesión.

—Próximos objetivos del Col·legi Oficial de Graduats Socials de les Illes Balears…
—Una vez se ha conseguido consolidar la profesión de Graduado Social como profesión jurídica y, con ello, cierta estabilidad en la continuidad de nuestro Colegio Profesional por una parte, además de profesionalizar nuestra escuela de práctica profesional mediante la creación de la Fundació de Graduats Social de les Illes Balears por otra, los próximos objetivos y que suponen un gran reto pasan por tener una mayor proyección en la sociedad balear, crecer como institución y aportar más valor y servicios al colegiado, mayor presencia de Graduados Sociales en las administraciones públicas, fortalecer las relaciones con las Instituciones y organizar y convocar el futuro máster de acceso, así como el máster en Derecho Procesal Laboral.