Antártida

EXPEDICIÓN de National Geographic en la Antártida

El día de Reyes hemos salido de la ciudad chilena de Punta Arenas situada en la orilla norte del Estrecho de Magallanes. Vamos a bordo del buque de la Armada Chilena ‘Marinero Fuentealba’ un patrullero de altura de 80 metros de eslora. Es una expedición chileno-argentina liderada por National Geographic. Somos un equipo de 18 personas entre científicos y el equipo de media de NG formado por personas de USA, Australia, Argentina, Chile...
Las primeras 24 horas hemos navegado entre el laberinto de islas, islotes y fiordos que se extienden al sur del Estrecho de Magallanes hasta el cabo de Hornos, el extremo sur del continente americano donde se encuentran el Océano Pacífico con el Atlántico.
A partir de ahí nos adentramos en el temido Paso de Drake. Unos 800 kilómetros de mar que está considerada cómo la zona marina más dura y peligrosa del planeta por los vientos huracanados que levantan grandes y heladas olas. Sin embargo la suerte nos ha acompañado en la travesía, que hemos realizado con muy buenas condiciones, lo que nos ha permitido llegar con casi un día de anticipación sobre lo estimado al continente Antártico.
Concretamente hemos llegado a la Isla Rey Jorge o Isla 25 de Mayo. Y hemos fondeado ayer por la tarde [8 de enero] en la bahía de Filnes.

LA NAVEGACIÓN A TRAVÉS DEL ARCHIPIÉLAGO FUEGINO (entre Magallanes y Cabo de Hornos). «Es un lugar maravilloso sin apenas presencia humana. Con enormes montañas y glaciares que se elevan junto a la orilla: Cordillera Darwin, los Dientes de Navarino... No puedo evitar acordarme de Charles Darwin, que navegó por estas aguas a bordo del ‘Beagle’».

Durante los tres días de navegación hemos aprovechado para organizar la montaña de equipo que llevamos. ¡Es una locura! Entre los 18 subimos a bordo unas 200 maletas entre equipo de inmersión, cámaras para grabar-fotografiar en tierra, cámaras submarinas, cámaras de profundidad que se pueden lanzar hasta 10.000 metros, equipo de investigación...
He participado junto al expedition leader y el jefe científico de la expedición en reuniones con los dos comandantes del barco para organizar y coordinar las operaciones de buceo. Vamos a trabajar en un lugar donde las condiciones son muy duras y además son muy cambiantes. Y es importante tener esto en cuenta cuando planificas las inmersiones ya que puedes comenzar un buceo con excelentes condiciones y en pocos minutos se puede levantar un fuerte viento que llene en minutos la zona de buceo de hielo flotante ‘pack ice’, lo que nos impediría salir a superficie. Para evitar las sorpresas climatológicas llevamos a bordo un meteorólogo chileno que participa en estas reuniones de planificación dando un informe detallado de las condiciones de viento, mar y hielo.

Nuestro primer iceberg

Iceberg
Es el primer iceberg que nos hemos encontrado poco antes de llegar a la Isla Rey Jorge.

«Trabajamos en un lugar con condiciones muy duras y cambiantes. Es importante tener esto en cuenta cuando planificas las inmersiones»

«Trabajamos en un lugar con condiciones muy duras y cambiantes. Es importante tener esto en cuenta cuando planificas las inmersiones»
Impresionante glaciar.

«Durante los tres días de navegación hemos aprovechado para organizar la montaña de equipo que llevamos»

La Antártida es un lugar muy especial dentro de nuestro planeta ya que están prohibidas por todos los países cualquier tipo de operaciones militares. Es un lugar unánimemente reconocido para «la ciencia, la cooperación y la colaboración». Prueba de ello es esta expedición que realizan conjuntamente dos países que tienen interpuestas entre sí reclamaciones territoriales, Chile y Argentina.

Esta tarde haremos nuestra primera inmersión y mañana tenemos que movernos a bahía Potter a refugiarnos ya que se esperan vientos fuertes que pueden llegar hasta los 50 nudos y que muy probablemente impidan las operaciones de buceo, ya que con estos vientos no es posible poner las neumáticas en el agua.

La expedición chileno argentina viaja en un buque de la Armada de Chile, y su objetivo es aportar datos científicos y testimonios gráficos sobre la desaparición de especies, con los que dar argumentos a los gobiernos para que protejan las zonas más sensibles y vírgenes del planeta. El objetivo es que las administraciones creen reservas marinas.

Scroll to Top